Ni Sydney ni Nueva York aparecen en el mapamundi de Ptolomeo, sin embargo los mapas robados han sido situados en estas dos ciudades. ¡Qué bella paradoja!

Anuncios