Primero el inquietante y ambiguo lapsus linguae de Moratinos. Luego Magdalena Álvarez dando clases de andaluz en el Parlamento, y cayendo en la misma trampa que Josep Lluís…
No sé por qué, pero esto de “antes partía que doblá” me suena a “antes muerta que sencilla”.

Anuncios