El Gobierno español pone trabas a la emisión en la televisión pública de un anuncio de Amnistía Internacional. Sin embargo este spot sí ha podido verse en algunos canales autonómicos. He escrito “trabas” por no escribir “seudocensura” o “censura” administrativa. El obstáculo es que a este vídeo no se le reconoce la exención de cómputo publicitario, y consecuentemente no puede emitirse de forma gratuita. Con ello se niega el carácter de servicio público del anuncio, y se le califica de publicidad política. En El poder de tu voz puede leerse más explicaciones al respecto.

El anuncio pone en boca de diversos políticos internacionales algunos fragmentos de la Declaración de los Derechos Humanos, salvo la última oración: “Y ninguna persona y ningún estado podrá violar nunca alguno de estos derechos [humanos]”. Pero creo que sobra la descripción y basta con ver el vídeo…

¿Por qué un gobierno democrático y socialista europeo pone trabas a la emisión de un spot que lee los Derechos Humanos?

Anuncios