(de la serie: Leer La Divina Comedia en Florencia)

1. Memoria. El arranque del “Canto II” es el verdadero inicio del Infierno, como marcan claramente los vv. 1-9. Aquí junto a la tópica invocación de ayuda a las musas, el poeta pide también: “o mente che scrivesti ciò ch’io vidi, / qui si parrà la tua nobilitate”, que Nicolás González Ruiz traduce como: “¡Oh mente que escribiste lo que vi! Aquí se advertirá tu nobleza”. Pero en este punto parece que la traducción está deturpada. Basta con cotejarlo con la versión de Luis Martínez Merlo (que recomiendan en los comentarios): “Memoria que escribiste lo que vi/ aquí se advertirá tu gran nobleza!”. Y es que no es lo mismo mente que memoria, y no es este un error baladí. De su importancia bien habla T. Rodríguez aquí.

Lector que te internas en la “selva selvaggia” de La Divina Comedia no te fíes de lo que lees. A cada paso mira con qué pie pisas los tercetos, porque la “diritta via” del sentido es “smarrita” con frecuencia en todo traslado…

2. Eres sabio…: A pesar de todo la versión en prosa de N. González Ruiz permite una lectura más cercana al pensamiento del original, con más matices, como en el verso 36: “se’savio; intendi mei ch’i’non ragiono”, que traduce magníficamente: “Tu eres un sabio: entiende lo que no acierto a decir”, matiz que se pierde o modifica en la versión de L. Martínez Merlo “eres sabio; ya entiendes lo que callo”, o que desaparece pedestremente en la de Bartolomé Mitre: “bien lo alcanza tu sabia perspicacia”. Y qué importante es el matiz en Dante, porque en este pasaje el poeta italiano le habla de rodillas a Virgilio, preguntándole si es digno de ser guiado por él. Al mismo tiempo esta definiendo al hombre sabio: entender aquello que ni siquiera se expresa con propiedad o razón.


William Blake, ilustración del final del Canto II,
cuando Dante y Virgilio “intrai per lo cammino alto e silvestro”.

3. ¿El temor de Dante es el “temor de Dios”? En su respuesta, Virgilio le explica, con un elegante circunloquio, que su alma “ha sido atacada por la cobardía”, y le cuenta cómo ha sido Beatrice quien le ha enviado para ayudarle. En su conversación con la “mujer virtuosa”, Virgilio le pregunta por qué no ha tenido miedo de bajar hasta el Infierno para avisarlo. La respuesta de Beatrice me parece muy hermosa, una verdadera arenga a Dante, a través de las palabras de Virgilio, un pensamiento tan vigente y certero que podría repetirse como un mantra para espantar el temor, las dudas y el pavor: “Se han de temer tan sólo aquellas cosas que puedan dañar al prójimo; las demás no, pues no dan miedo”. Me pregunto si esta afirmación, leída en el contexto cristiano dominante de La Divina Comedia, no roza lo herético, porque ¿dónde está el “temor de dios”? Claro que todo depende de cómo se quiera entender: “El temor de Dios es aborrecer el mal” (Proverbios 8:13).

Lector que hasta aquí llegas, no pierdas la “diritta via”
y sigue el commento de La Divina Comedia
en el Trópico de la Mancha.

Anuncios