Árboles


Me propuse dejar esta Maleta de libros exclusivamente para ellos, pero ha sido tan grande la mordaza del tiempo y el peso de la ignorancia… Ahora creo que he ido tascando la necesidad de escribir y de decir, refrenado todo por la brida del pudor y la vergüenza, por el respeto a un silencio autoimpuesto. Pero ahora que la edad va dejando de ser mera apariencia para calarse hasta los huesos y que la sombra de Andrés Hurtado se propone alcanzarme, voy a dejarme decir.

* * * * * * *

Hace tres meses hice esa foto porque por un momento me sentí, o quise ser, tal vez, como ese árbol, iluminado aún, por poco tiempo, pero rodeado, sumergido por completo, en las sombras.

 

Jules Asimov

Anuncios

Múnich o München es la capital de Baviera, “la ciudad italiana más al norte”, la tercera más importante de Alemania, una de las más seguras de Europa y de las que “mejor calidad de vida” tienen del mundo. Aquí me encuentro, a la altura del paralelo 48, bajo un cielo que me parece más azul y más cielo que el blanquecino y luminoso del sur, con una temperatura que no llega a superar los 23ºC de media máxima durante todo el verano. Según el periódico amanece a partir de las cuatro y pico de la mañana, aunque yo he comprobado que a partir de las tres de la madrugada comienza el trinar de los pájaros, que es especialmente bullicioso y temperamental. Me refugio en un pequeño apartamento a unos pocos metros del Englischer Garten, un inmenso parque a orillas del río Isar.

Englischer Garten, 11 de junio de 2009

Englischer Garten (Múnich), 11 de junio de 2009

Estos que ves aquí, Alfredo, ahora
campos de soledad, mustio collado,
durante un tiempo Jardines del Prado
fueron…

¡SOS! Nos estamos quedando sin árboles. Las tropelías cometidas en diversos puntos de la ciudad contra el patrimonio arbóreo no cesan, y el número de ejemplares talados (“transplantados” en el diabólico contorsionismo lingüístico de las autoridades locales) en los últimos años en Sevilla promete seguir creciendo.
Hasta ahora, el arboricidio más importante fue la tala de los árboles de la Avenida de la Constitución y de la Plaza Nueva. La prometida repoblación se quedó en un par de filas de “naranjitos” en la Avenida de la Constitución, que en verano ha quedado como una verdadera paramera donde azota el calor sin piedad. ¿A dónde fueron los árboles transplantados? ¡Al cielo de los árboles y números!
Pero no fue esta la única barbaridad. La Plaza de la Virgen de los Reyes, el Patio de los Naranjos y el Jardín de Cristina también se vieron afectados, y en otros muchos puntos de la ciudad se han acometido talas masivas e incluso caprichosas. Pondré un ejemplo muy poco conocido. Los vecinos de una serie de casas semiadosadas paralelas a la Avenida de Italia (en los Bermejales) construidas hacia 1999-2000 decidieron casi por unanimidad (¡qué demócratas!) en el 2007 sustituir el arbolado (acacias) por naranjitos. ¿Qué privilegio es ese que permite a los vecinos de una calle de Sevilla sustituir el arbolado por capricho? Pues yo quiero plantar una secuoya frente a mi casa…

El último arboricidio ocurrió en septiembre en los Jardines del Prado de San Sebastián. Fueron 176 árboles y 38 palmeras aniquilados para construir en ese espacio una biblioteca para los universitarios. ¿Puede la construcción de una biblioteca justificar la tala y destrucción parcial de un parque? ¿No tiene Sevilla otros espacios para levantar el proyecto arquitectónico de la angloiraquí Zaha Hadid? En el siguiente video se resume bien la historia del emplazamiento, y de cómo pasó de ser el lugar donde se instaló por primera vez la Feria de Sevilla a convertirse en los Jardines del Prado.


Video en youtube de faustino555

La Universidad de Sevilla ha sido partícipe, colaboradora y promotora del arboricidio con un concurso público para construir esta biblioteca. Léase la versión de la Universidad de Sevilla.
Por otra parte no se podía esperar otra cosa de los políticos, sus lacayos e intereses, ni me espanta tampoco la ignorancia y falta de sensibilidad del rector actual (y anterior), ni la arrolladora indiferencia de la comunidad universitaria. Tampoco debería asombrarme que una gran mayoría de los sevillanos se mantenga al margen de la cuestión, aunque esto último me estremece. Es paradójico que en una ciudad en la que las manifestaciones públicas (fiestas y demás pasiones) cuentan con una participación abrumadora solo unas decenas de personas hayan participado en las manifestaciones en contra de la tala en los Jardines del Prado.

En el siguiente video podemos ver un “diario” del arboricidio cometido en septiembre.

Video en youtube de jorgemozo

Algunas imágenes más de una faena bien acabada tomadas por mí el 10 de noviembre de 2008:

dsc05770

dsc05768

dsc05774

En la actualidad se está concluyendo una serie de catas arqueológicas porque los terrenos están muy próximos a la necrópolis romana ya descubierta con las obras del tranvía. Pero aunque se pensaba que el lugar podía albergar restos de interés, hasta ahora solo se han encontrado los de una caseta de feria de los años cincuenta…

Ficha sobre los jardines del Prado según el Ayuntamiento de Sevilla.