Ptolomeo


Reconstruir la historia de los mapamundis robados desde que salieron de la Biblioteca Nacional de España, en fecha incierta, de la mano del confeso ladrón César Gómez Rivero comienza a parecerse a la construcción del stemma de un manuscrito con numerosas versiones…

Intento hacer el ejercicio a partir de lo que publica la prensa y puedo cotejar con otras fuentes, pero no me fío mucho de los resultados puesto que la prensa se contradice y aporta datos e informaciones inexactas… Tenemos, pues, dos mapamundis procedentes de sendos incunables de la Biblioteca Nacional de España, fechados en 1482 de la Cosmographia de Claudio Ptolomeo, que según el catálogo de la BNE tendrían por signaturas: Inc/116, y Inc/1475, y pie de imprenta: “Ulm: Leonardus Holle, 16 julio, 1482”, como ya dije al final de esta otra entrada. Yo creía que uno de los ejemplares había sido descubierto en Nueva York y el otro en Sidney, pero esto no es exactamente así…

El mapamundi localizado en Nueva York fue intervenido por el FBI según El País, que informaba del hecho el 9 de octubre, y aportaba algunos datos más: “El pasado sábado [6-10-07] fue interceptado en Nueva York un mapamundi arrancado de una edición rara de la obra Geographiae, de Claudio Ptolomeo (siglo II después de Cristo), correspondiente a la edición de Roma de 1508, seriada con la referencia R-020753, según fuentes de la Biblioteca Nacional”. Este ejemplar no pertenece a los incunables robados que iniciaron el escándalo de la Biblioteca Nacional, sino que es una de las doce páginas arrancadas, sajadas y sustraídas también de la BNE por Gómez Rivero. Un reportaje publicado en Interviú realizado por Luis Rendueles y Manuel Marlasca (nº 1640 del 1 de Octubre de 2007) señala algunos de los libros dañados (no sé si están todos):

Etimologías de San Isidoro (1472). Recortó el “mapa T en O”.

De situ orbis de Pomponio Mela. Fueron robados sendos mapas de la edición española (1498) y veneciana (1482).

– Dos mapamundis de la Cosmographia de Claudio Ptolomeo (“Ulm: Leonardus Holle, 16 julio, 1482”), y dos mapamundis del siglo XVI: uno de ellos podría ser el Geographiae de Ptolomeo (Roma, 1508) localizado ahora en Nueva York.

Relación del viaje que por orden de su majestad hicieron los capitanes… de García de Nodal (1621). Contenía un único mapa, que fue robado.

Cosmographicus Liber de Petrus Apianus (del siglo XVI). El único mapa de la obra fue también sustraído.

Arte de ballestería y montería escrita por método para escusar la fatiga que produce la ignorancia  de Alonso Martínez de Espinar, (Madrid: Imrpenta Real, 1644). Fueron robadas ocho páginas con varios grabados de caza.

Al parecer, y afortunadamente, ocho de los grabados robados han sido ya recuperados según El diario montañés.

 

 

Mapa “T en O” de las Etimologías de San Isidoro.

El quién ya lo sabemos, y el cómo… pues según El País fue con una cuchilla que consiguió introducir en la BNE, y manetener escondida “en su mesa”. Resulta descorazonador pensar, que después de tantas medidas de seguridad, alguien pueda conseguir no solo entrar con una cuchilla, sino llegar a cortar hasta doce páginas, y es que como decía Pablo Jauralde en su artículo en El Cultural, es imprescindible contratar más bibliotecarios. Creo que poner una persona responsable en cada una de las mesas (con varios usuarios) de la Sala Cervantes, podría ser una buena solución. Una persona que pueda realizar alguna tarea bibliotecaria en la misma mesa del investigador, pero que no pierda ojo de lo que algunos desaprensivos hacen. El propio Gómez Rivero llegó en una ocasión a ponerse un incunable en las rodillas, para cortar mejor, claro…

Anuncios

Ni Sydney ni Nueva York aparecen en el mapamundi de Ptolomeo, sin embargo los mapas robados han sido situados en estas dos ciudades. ¡Qué bella paradoja!